Pan de quinoa (sin gluten y vegano)

Pan de quinoa (sin gluten y vegano)

Durante el 2017 pasé por una serie de problemas, que me causaban stress y por ello, a pesar de comer sano, mi sistema digestivo y en general, no reaccionaban. Parecía como que todo mi cuerpo y mente estaban aletargados y a su vez yo misma con muy baja energía lo que me provocó una serie de problemas de salud como mareos, dolores articulares, ciáticos y cervicales.

Les cuento esto, porque a raíz de estos problemas comencé a buscar distintas soluciones para poder elevar mi estado vibracional y energético.

Una de las primeras cosas que hice fue armar un plan nutricional con la seca nutricionista Valeria Sumar (quien no solo ve tu nutrición física sino también revisa tu estado emocional y energético). Además fui con un terapeuta que me hizo un chequeo a nivel vibracional y en el cual, entre varias cosas (muchas cosas) me apareció que no era recomendable que comiera trigo, maní o lácteos. Me recomendó ademas tomar algunos suplementos como uña de gato, el cual sirve para fortalecer el sistema inmune.

Les cuento todo esto porque, dentro del tiempo en el que trabajaba en mi sanación, de repente conecté con el health coach Matías Novoa quien ofrece recetas sin trigo, bajas en carbohidratos y altas en grasas saludables. Leyendo su e-book  “Desayunos que sanan”, me resonó demasiado todo lo que el propone. Les dejo este extracto:

“Desde pequeños nos han dicho que el desayuno es la comida más importante del día. Esto es verdad.
La palabra “desayuno” significa terminar con el ayuno luego de una reponedora noche de sueño, donde no hemos ingerido alimento alguno. Es, por lo tanto, muy importante brindarle a nuestro cuerpo el mejor combustible, de modo de que nuestro metabolismo funcione de la manera más eficiente y estable posible.

Esto no significa saciarte con calorías vacías y cargadas de azúcar provenientes de cereales para el desayuno, leche descremada, jugos de fruta, pan blanco y otros productos con sabor a alimento. Estos elevan el nivel de azúcar en la sangre rápidamente, entregándote energía de muy corto alcance, pues apenas la insulina cumpla con su labor de permitir el ingreso de la glucosa en las células, te sentirás fatigada y con ansias por comer nuevamente, probablemente dos horas después de haber desayunado.

Este ciclo se repetirá durante todo el día, lo que te llevará a tener una mayor producción de insulina. Esto, a su vez, te
hará aumentar de peso, o bien, no lograrás perder esos kilos de más, pues la insulina es la hormona que almacena grasas cuando existe un exceso de carbohidratos de fácil absorción.”

De este e-book, ya preparé casi todas las recetas, pero les comparto una de las que mas hago últimamente y la cual como a la hora del desayuno.

Pan de quinoa sin gluten y vegano
Prep Time
20 mins
Tiempo de cocción
30 mins
Total Time
50 mins
 
¡Este pan cambiará tu vida! Tiene el equilibrio perfecto entre proteínas, grasas saludables y fibra, además de ser bajo en carbohidratos en comparación con un pan convencional. 
Course: Pan y masas
Cuisine: sin gluten, vegan
Porciones: 16 porciones
Autor: Ivanna Mielniczuk
Ingredientes
  • 1 taza de quinoa
  • 1 taza de semillas de maravilla
  • 1/2 taza de semillas de linaza
  • 1/2 taza de almendras
  • 2 cucharadas de polvo de hornear ojalá sin metales, también puedes usar 4 cucharadas de linaza molida
  • 1 cucharadita de sal de himalaya
  • 1 cucharada de agave panela o miel cruda si no eres vegano
  • 3 cucharadas de aceite de coco prensado en frio
  • 1 1/2 taza de agua filtrada
Instrucciones
  1. Bajo el chorro de agua, lavar la quinoa y secar. Moler la quinoa en una moledora de café o de especias.
  2. Mezclar todos los ingredientes secos y, por separado, mezclar el aceite, el agua y el agave, panela o la miel cruda.

  3. Con una juguera o procesadora de alimentos, combinar todo hasta que se forme una masa gruesa y firme.
  4. Poner la masa en un molde de silicona para pan. Con una cuchara de palo aplanar la superficie.
  5. Dejar reposar la masa toda la noche u 8 horas durante el día

  6. Hornear a 170°C por 30-40 minutos. Luego sacar del molde y poner boca abajo sobre papel engrasado. Hornear por otros 30 minutos. Dale unos golpecitos con una cuchara de palo; si suena hueco, entonces está listo. Por más tentador que sea, ¡no lo cortes hasta que esté frío!

 

 


Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *


Translate »